SBA Loans Merchant Cash Advancesbusiness loans Long Term Loans Equipment Financing best business loans Working Capital Short Term Loads Big Lines of Credit Small Business Loans
Entrega de uniformes a cadetes de 2do año

Entrega de uniformes a cadetes de 2do año

El día viernes 25 de noviembre se llevó a cabo el Acto de entrega de uniformes a cadetes de 2do...

Entrega de uniformes a cadetes de 2do año
Salida al terreno del Cuerpo de Cadetes

Salida al terreno del Cuerpo de Cadetes

Entre los días 7 y 11 de noviembre el Cuerpo de Cadetes realizó la última salida al terreno del...

Salida al terreno del Cuerpo de Cadetes
Asociación Cultural Sanmartiniana

Asociación Cultural Sanmartiniana

  El día miércoles 2 de noviembre recibimos a las autoridades de la Asociación Cultural...

Asociación Cultural Sanmartiniana
15° Maratón 75° Aniversario Liceo Militar General Espejo

15° Maratón 75° Aniversario Liceo Militar General Espejo

El sargento ayudante Diego Elizondo se quedó con los 10K de la Maratón Liceo General Espejo....

15° Maratón 75° Aniversario Liceo Militar General Espejo
Conmemoración del 75 Aniversario del Liceo Militar General Espejo

Conmemoración del 75 Aniversario del Liceo Militar General Espejo

El viernes 21 de octubre, en la Plaza de Armas del Liceo Militar General Espejo, se realizó la...

Conmemoración del 75 Aniversario del Liceo Militar General Espejo
Visita de la Virgen de Luján

Visita de la Virgen de Luján

Hecho central, la consagración a la virgen de Luján del aeropuerto de Puerto Argentino que, pese...

Visita de la Virgen de Luján
Cambio de Encargado de Elemento

Cambio de Encargado de Elemento

El día viernes 14 del corriente mes tuvo lugar la ceremonia con motivo del cambio de Encargado de...

Cambio de Encargado de Elemento

Author Archive

Componentes del liderazgo 0

Componentes del liderazgo

Si cada uno se propone construir acciones positivas, los efectos transformadores permitirán nuevas experiencias que requerirán de ese hacer fundado en razones edificantes y el circuito progresivo exigirá otras pruebas superadoras. Hay un camino neuronal que pone en contacto directo al sistema cerebral con aquello que moviliza al ser humano. El surgir proactivo y la espontaneidad para llevar a cabo una tarea son características presentes en corrientes académicas que estudian a las conductas motivadas. Acompañan a esas distinciones la intencionalidad y la voluntad, como ejes motores del proceder humano.

Julius Kuhl, investigador alemán y creador de la “Teoría del Control de la Acción”, aporta su visión enmarcada en un enfoque activo de la motivación y en la cual la intención es determinante para comprometerse con la acción. En donde la firmeza inicial deberá sortear los posibles obstáculos que puedan suceder. Como así también las expectativas y las valoraciones representan el nivel de compromiso asumido para actuar.

Es el maestro Kuhl el que identifica que el control de la acción puede orientarse hacia el proceso o hacia el resultado, y dice “la orientación al proceso es la tendencia a generar operaciones cognitivas que facilitan la activación de tendencias de una acción orientada hacia la meta”, mientras que “la orientación al resultado es la tendencia a controlar operaciones cognitivas que facilitan el análisis de algún estado presente, pasado o futuro”. Las operaciones cognitivas son los procesos mentales que se manifiestan cuando se percibe, se describe, se analiza, se interpreta o se crea alguna acción.

Al planificar y controlar habitualmente una actividad específica se desarrolla la orientación al proceso que permite que se puedan implementar nuevas acciones con el fin de mantener la estrecha vinculación entre el estado presente y la meta ideada. Es importante vivir las etapas que forman parte del recorrido de experiencias.

El esquema de la teoría de Kuhl indica un trayecto que todos podemos vivir. Ante una tendencia motivacional nace un compromiso que genera una intención y que moviliza a la voluntad para realizar una acción. Para alcanzar lo propuesto el profesor Kuhl construye procesos que facilitan sostener la intención y los denomina estrategias de control de acción.

La activación necesita de la capacidad de percepción para poder focalizar la atención. Así el control de la atención hacia lo propuesto se mantiene encendido y dispuesto a profundizar el interés generado. El control de la motivación representa redescubrir constantemente las propias intenciones que han sido fuentes del presente que se vive, como de lo que se ha hecho. El control de las emociones impacta notablemente en el ánimo de su portador y se constituye en un generador de la energía necesaria para fortalecer la relación entre intención y voluntad.

El surgir proactivo, la espontaneidad, la intencionalidad, la voluntad, los procesos, los resultados, las operaciones cognitivas y las emociones hacen a la vida misma, están en cada ser humano y a través de las personas viven en una sociedad. Estos componentes innatos deben ser valorados para poder ser vividos intensamente. La apreciación de los mismos debe estimularse y retroalimentarse positivamente. La transferencia de ellos al plano colectivo se realiza naturalmente por medio de los vínculos que se realizan.

agosto 09, 2022 en La mirada de un lider
Cometido de líderes 0

Cometido de líderes


Henri Bergson, filósofo francés (1859-1941), escribió en su obra “La Evolución Creadora” que somos artesanos de lo que ocurre en los momentos de nuestras vidas, “Cada uno de ellos es una especie de creación. Y lo mismo que el talento del pintor se forma o se deforma, y en todo caso se modifica, bajo la influencia misma de las obras que produce, así cada uno de nuestros estados, al mismo tiempo que sale de nosotros, modifica nuestra persona, siendo como la forma nueva que acabamos de darnos”.

El poder constructivo es innato en el ser humano. Su capacidad de concebir sus frutos es inherente a su esencia. Al labrar cada paso de su vida fluyen experiencias y saberes. Todo está entrelazado, aprende y enseña, se retroalimenta junto a los demás y vuelve a aprender para transmitir lo que sabe. Instaura ideas, engendra proyectos, imagina escenarios, inventa productos, establece compromisos, instituye emprendimientos, fomenta programas; siempre hay razones para fundar el presente. En todas las épocas las personas han demostrado su grandeza patrocinadora.

El talento dispuesto a formarse está atento en todas las circunstancias. Se esmera en sostener sus aspiraciones, en darle contenido a su ser. La vida transcurre en constante movimiento y como dijo Bergson, el talento se forma o se deforma. El gran maestro citó a la influencia de las obras que produce, por lo tanto es relevante realizar acciones que alimenten las habilidades que posee. Distinguir lo que forma de lo que deforma, núcleo vital del cometido existencial de quienes lideran. Sus talentos encaminados hacia virtuosas causas propinan presentes portentosos.

Construir es una elección. Formar el talento para hacerlo, también. Concentrarse en lo que despierta compromiso interior ayuda a desenvolver el entusiasmo por hacer. La modificación es constante, dada la secuencia de hechos que suceden y que impactan en la persona; así el proceso de cambio lleva a que se dé cuenta que siempre vuelve a empezar.

“Hay, pues, razón para decir que lo que hacemos depende de lo que somos, pero debe añadirse que somos, en cierta medida, lo que hacemos y que nos creamos continuamente a nosotros mismos”, expresaba Bergson, quien fue ganador del Premio Nobel de Literatura en 1927. Para él la causalidad está presente y lo que hoy somos es resultado de lo que hemos hecho y así sucesivamente.

El ser talentoso que lleva innatamente toda mujer y todo hombre puede hacer de forma talentosa lo que realiza en cada momento. Nos creamos continuamente a nosotros mismos, decía Bergson. Su concepción sobre la capacidad creadora del ser humano puede trasladarse a todos los ambientes en donde las personas ejercen sus actividades. Es ininterrumpida la chance de formarse a sí mismo. La frecuencia para hacerlo depende de cada uno. Hay que fijar la mirada en aquello que permite lograrlo.

“Nuestra personalidad se desarrolla, crece, madura incesantemente. Cada uno de sus momentos es algo nuevo que se atañe a lo anterior”, dejó sentado para la humanidad el profesor Henri. La personalidad no para en su andar fructífero, en su avanzar permanente. Perdura porque está llamada a crecer.

La sociedad también puede desarrollarse, crecer y madurar incesantemente. Es el talento de sus hijas e hijos lo que la hará talentosa. Hay que creer que se puede construir una sociedad talentosa; es que si cada uno de sus habitantes puede desarrollar sus talentos, es inevitable que las consecuencias de su crecimiento personal impactarán e influirán en la misma.

marzo 30, 2022 en La mirada de un lider
Cimientos de liderazgo 0

Cimientos de liderazgo

Anthony Giddens, prestigioso sociólogo inglés, desarrolla la teoría de la estructuración. Dentro de su profundo trabajo de investigación, entre otros libros, escribe en 1984, “La Constitución de la Sociedad”. En dicha obra sostiene que los seres humanos son actores sociales que entienden lo que hacen y las razones de su hacer. Considera que la vida cotidiana debe estudiarse para poder analizar las prácticas sociales. Reflexiona acerca del valor de observar los contextos y de la relevancia de la interacción dentro de los mismos.

Giddens le otorga protagonismo al sujeto social. Es que el mismo es la fuente de todas las instituciones que crea. La relación es innegable, todo lo que sucede en un determinado estamento es lo que le sucede a quienes lo habitan, a quienes lo viven diariamente. Para entender el sentido del nexo indiscutible sólo se necesita querer asumir esa unidad indisoluble. Las organizaciones son las personas que las hacen vivir, las que desde sus actividades concretas interactúan socialmente y permiten el andar de las mismas.

Lo específico de la moderna sociedad radica en los procesos expansivos de las instituciones que la desarrollan. ¿Y quiénes son los que pueden lograr que la destradicionalización, término utilizado por Giddens, sea posible? La ciudadana, el ciudadano, son los que a través de la reflexividad como actores sociales, pueden influir para sembrar e instalar acciones valiosas de la modernidad que beneficien al orden colectivo.

El profesor Giddens, emérito de la London School of Economics and Political Science, sostiene que los actores sociales son constructores de lo que han hecho y que por medio de la interpretación activa de sus acciones pueden intervenir en el presente. ¿Cuáles son nuestras construcciones?, ¿qué aporta el sector en el que participamos?, ¿de qué forma colaboramos para construir?

Para Giddens no hay diferencia entre acción y conducta, y lo enmarca diciendo que la acción es producto de una persona capaz de introducir un cambio dentro del proceso corriente de sucesos en el mundo. Ese actor competente vive un proceso reflexivo, lo que le permite acciones inteligentes. ¿En nuestra sociedad se fomenta el ser competente?, ¿hay una preponderante elección de decisiones inteligentes o hay una tendencia a elegir determinaciones que no favorecen al crecimiento?

La capacidad de unir conceptos prácticos a través de su visión académica es fundadora de preguntas, ¿hay en los actores sociales una concepción internalizada sobre la posibilidad vigente y natural de vivenciar un rol constructivo? Ese carácter edificante identifica la presencia del liderazgo.

El profesor Anthony cree en la capacidad que todo actor posee y la cual puede ejercer a través de la acción. La intencionalidad puede monitorearse continuamente, de hecho habla del monitoreo reflexivo. Esto último no es más que utilizar la razón para darle a la acción un proceso constructivo y constituyente que se manifieste socialmente. La identificación del acto permite el monitoreo del mismo y el reconocimiento de su intencionalidad fortalece la razón de su existir.

Todo lo que sucede nos compete y genera consecuencias circulares y en cadena, la convivencia del tejido social está entrelazada a contextos múltiples. Se puede agudizar el proceso de observación interna al entender que hay una correlación de los diversos efectos que se visibilizan constantemente.

La vida social cotidiana requiere de un monitoreo reflexivo, capaz de focalizar los actos realizados y de analizar las razones intencionadas que movilizaron su realización. Es posible utilizarlo en la comunidad, en sus múltiples formatos asociativos. Puede vivirse en instituciones y organizaciones en donde el ser ciudadano se desarrolla. La especificidad de la era del conocimiento marca un tiempo de reflexión permanente, es que sobre el mismo se puede aprender a construir grupalmente.

diciembre 07, 2021 en La mirada de un lider
Ambiente de liderazgo 0

Ambiente de liderazgo

Son las personas las que crean los ambientes. Poderosísima facultad para desarrollar en cada escenario donde existe vida. Hay que internalizar esa condición natural que posee el ser humano. Son las personas lo más valioso, lo universal. David. A. Garvin es profesor en la Escuela de Negocios de la Universidad de Harvard y considera que en toda organización, para aprender de manera colaborativa, se requiere de un ambiente institucional favorable.

Son las personas las que deciden cómo convivir con los demás. Todas las decisiones requieren el aval interno. Un convencimiento que no puede ser impuesto, por eso pueden existir una infinidad de libros y pueden haber cientos de encuentros con especialistas que expresen sus creencias sobre un tema determinado, pero quien siempre decide es el que lo recibe, el que lo lee, el que lo escucha, el que lo tiene a su alcance y hace de ese libro o de ese diálogo personal un momento fantástico para decidir aplicarlo, con todos los ingredientes individuales que lo caracterizan como persona.

El ambiente favorable, en su calidad de aspecto externo al ser, puede ser un envión para despegar ante algún estancamiento personal que impide progresar. El ambiente favorable puede servir para unir voluntades que antes estaban alejadas, puede motivar a la concreción de un reencuentro de visiones que parecían dispares. Claro que por más que el mismo exista, es fundamental la actitud de quienes lo están viviendo.

Propiciar un clima próspero es posible. Siempre es posible para aquellos que creen en la relevancia del mismo. La viabilidad de hacerlo está íntimamente relacionada con la concepción de la vida que se tenga. Es otra vez más, una elección.

Garvin manifiesta que se fomenta el ambiente favorable cuando se vive en un clima de respeto y aprecio a las diferencias de opinión. Diferencias que respetan. ¡Donde habita el respeto habita la prosperidad! En cada ciudadano habita la sociedad. En cada persona habita la prosperidad.

Un ambiente optimista está formado por optimistas, sin ellos imposible. Claro, es que son las personas quienes lo hacen posible. Ante la existencia de argumentos o situaciones que pueden desmotivar un óptimo ambiente, se requiere de protagonistas convincentes dispuestos a sostener el optimismo que los distingue como tales. Donde hay un optimista hay posibilidad de solucionar cualquier traba que quiera detener un avance.

Hay que cultivar los ambientes favorables. La sociedad necesita de los mismos, por lo tanto necesita de personas dispuestas a superar los contextos adversos o todo aquello que debilite la convivencia social.

Para aprender a desarrollar espacios saludables es necesario valorar el saber de los otros, el saber de cada integrante del equipo, sostiene el profesor David. Al distinguirse el saber se producen múltiples efectos positivos. Una sociedad que valora al saber pregona el optimismo, infunde el bienestar. Un equipo cobijado en el saber busca utilizarlo para engrandecer al conjunto. Una sociedad que pregona el saber engrandece las posibilidades de crear condiciones de prosperidad para sus habitantes.

La formación de ambientes favorables es viable en todos los sectores de la sociedad. En cada voluntad puede haber una actitud dispuesta a colaborar, a facilitar la creación de las mejores opciones para convivir junto a los demás.

octubre 12, 2021 en La mirada de un lider
Actos de liderazgo 0

Actos de liderazgo

Es esencial para la vida de cada persona poder ejercer la libertad de realizar los actos que se propone. Pueden existir impedimentos que dificulten el obrar, como  la ignorancia, el miedo o la violencia.

Se puede ignorar un hecho porque se lo desconoce. Y ante el desconocimiento no hay intención alguna que surja para realizar un acto. No se hace porque no existe nada que pueda relacionar una conducta ante algo que no se conoce. Ocultar un hecho trae consecuencias, siempre. Si se supiera se podría hacer algo para ayudar a revertir lo que pasa, en el supuesto que así lo sea, o puede permitir la participación de otros para que colaboren con su consecución. Si unos pocos lo saben y es de interés de muchos, esos enterados son cómplices de la ignorancia reinante. Y son, de una u otra forma, responsables de los sucesos que mantienen el statu quo. Y si la idea es que no se sepa, habría que ahondar porqué se ha llegado a esa determinación. Cuando no hay nada que ocultar, todo fluye naturalmente.

Si se ignora, no se puede comprender. Es que primero se debe conocer. No se le puede pedir comprensión a quienes no saben de qué se está hablando o qué está sucediendo. O si conocen, es posible que sólo sea de forma general y no haya una profundidad acerca de la cuestión, lo que dificulta su concreto entendimiento. Si la limitación es la instrucción ahí hay otra expresión de la ignorancia. ¿Puede ser libre quien ignora?

Fue Platón quien dijo que la ignorancia era culpable de todos los males que vivía la sociedad de su tiempo. Para el filósofo griego, la virtud del intelecto es la sabiduría. Es un derecho de cada ser humano el de poder alcanzar el saber, de vivenciar todas las etapas de su existencia junto al conocimiento. Su ausencia debilita su potencialidad.

La ignorancia puede generar temores. Se puede temer porque se desconoce sobre lo que puede llegar a hacer aquello ausente. El ánimo se puede perturbar ante lo imaginario, no se sabe pero se lo empieza a crear desde el desconocimiento. Y si el miedo turba la inteligencia, limita la libertad. Los temores paralizan cualquier intención y se encumbran como contralores de la vigencia de lo inhibitorio. Encubrir el miedo atemoriza con mayor fuerza, es como si se alimentara en el ocultamiento. Así surgen la desconfianza a los demás o a lo que están haciendo y la angustia ante el peligro de lo que se ha pensado.

Cuando lo real mete miedo es desagradable padecerlo. Es posible superarlo junto a otros, es relevante creer en el valor de las personas, en que el ser humano posee una fortaleza inquebrantable. La unidad ante la adversidad necesita del conocimiento de las causas y de cómo puede superarse. El temor sobre un hecho real, ante la falta de preparación para poder afrontarlo, también se acrecienta.

La violencia tiene muchas formas de presentarse. Donde hay ignorancia puede atreverse a ingresar. Si existe temor se anima a provocarlo. Lo violento está contaminado por la carencia de valores. Todo lo que se impone por violencia es indigno.

Los actos humanos ejercidos voluntariamente constituyen la esencia de la vida. La sociedad debe constituirse en el espacio en donde sus habitantes puedan vivir en armonía. Cumplan con sus obligaciones y ejerciten sus derechos. Se desarrollen a través de sus experiencias y del conocimiento que van adquiriendo. Estimulen sus actitudes para fortalecer sus aptitudes.

Ante la ignorancia el fomento de la sabiduría, la inversión constante en educación, la difusión de su aporte al desarrollo social y la llegada de la misma a todos los sectores de la sociedad.

La valentía se regocija en la tranquilidad. Vive en ella. Ciudadanos seguros de sus condiciones personales, que creen en su gente y en el progreso de la tierra que los contiene. Así se alejan los miedos.

Cuando hay educación y convicciones sólidas de bienestar comunitario, también hay ternura, suavidad, afabilidad y dulzura, todos antónimos de violencia.

julio 28, 2021 en La mirada de un lider
Sociología para líderes 0

Sociología para líderes

Lo subjetivo es generador de hechos. Los estímulos emitidos desde la subjetividad son recibidos por los otros y desde las percepciones asumidas hay respuestas hacia los demás. Así el círculo de estímulo y respuesta se transforma en un constante impulsor del movimiento en las relaciones de los seres humanos. Para Zygmunt Bauman (1925-2017), filósofo y ensayista polaco, “el diálogo implica una transmisión de mensajes que se convierten en estímulos que provocan respuestas, que se convierten, a su vez, en estímulos y así, en principio, hasta el infinito”. Sostuvo el prestigioso académico que “la transformación de mensajes en estímulos efectivos está mediatizada por la recepción, seguida de la atribución de sentido, que implica, a su vez, una interpretación”. ¿Qué mensajes emiten quienes ejercen el liderazgo?

Quienes lideran deben ser creadores de estímulos positivos. Se hace sociedad cuando se habla, en cada expresión se construye la misma. Es relevante ser consciente de eso, no se puede menoscabar al otro, desvirtuar su hacer, buscar dónde se lo puede perjudicar, cómo desmeritar lo que ha realizado u ofender su nombre. En cada palabra cargada de daño se pierde la posibilidad de convivir con el respeto. Quien daña con la palabra se daña a sí mismo. ¿Qué mensajes predominan en la sociedad?, ¿qué estímulos generan en las personas?, ¿qué respuestas hay?, ¿cómo participa cada ser humano en el acontecer ciudadano?, ¿valora la trascendencia de lo que dice?, ¿acompaña su decir a la noble tarea diaria?, ¿qué impacto produce en su entorno el uso de sus expresiones?

Si lo subjetivo está unido a la capacidad de interpretar lo que recibe, ¿qué disposición tiene ante lo que llega a su ser?, ¿está dispuesto a ser positivo o a ser negativo?, ¿disfruta o le duele aquello que se dice?

Lo interpersonal es creador de lo social. Subjetivo más subjetivo transforma la vida. Las interpretaciones personales son fuente de futuros hechos sociales. Percibo e interpreto lo que pasa y retroalimento la cadena de relaciones interpersonales. ¿Qué aporto como sujeto perceptivo?, ¿qué determina mis juicios de valor?, ¿qué intereses movilizan mis interpretaciones? Si lo subjetivo es creador de historias, ¿qué participación tengo en las mismas?

En su obra “¿Para qué sirve realmente…? Un sociólogo”, el profesor Bauman, distinguió aquello que le ocurre a una persona interactuando con el mundo, de aquello que experimenta esa persona en el curso de lo que está viviendo. Esto último está compuesto de la percepción de lo que sucede y del esfuerzo por absorberlo y hacerlo inteligible. Resaltó en poder identificarlos como “aspectos objetivos y subjetivos de la experiencia”. Y el maestro también se atrevió a clasificarlos cuando le añade algo de interpretación, así dividió en la experiencia procesada, en donde se encuentra la información sobre el mundo externo, y la experiencia procesada por el sujeto, que está dentro del mismo e involucra a sus pensamientos personales, sus impresiones y sus emociones.

Los hechos son producto de “los eventos interpersonales comprobables”, al decir de Zygmunt. Ahí está lo externo, lo objetivo, se ven, son el resultado de lo que se ha realizado. Hechos. Es el ciudadano el artífice de los hechos sociales. En la interacción hay creación de hechos. Es lo que le pasa al sujeto, lo que le está pasando. ¿Qué le está pasando hoy a la sociedad?, ¿cuáles son los aspectos objetivos que la identifican?, ¿qué caracteriza a sus habitantes?, ¿son honestos, optimistas, creativos, respetuosos, educados, humildes y serviciales?

Por otra parte, la experiencia procesada por el sujeto no es comparable de manera interpersonal, enseñaba Bauman. Y en este caso la única prueba de los hechos es el conjunto de palabras que el sujeto utiliza para expresar sus creencias. ¿Qué palabras utilizan las personas?, ¿qué palabras identifican a nuestra sociedad? ¡Las palabras emitidas representan a quienes las difunden! Cuando la experiencia ha sido procesada por la persona, las palabras se constituyen en hechos, es la forma de conocer lo que sienten. Es la forma de conocernos.

abril 12, 2021 en Información general
Acciones para liderar 0

Acciones para liderar

Necesitamos interactuar entre nosotros. Podemos hacerlo constructivamente.  Jürgen Habermas, en su obra “Teoría de la acción comunicativa’’, expone la relevancia del vínculo entre las personas. Lo hace desde la mirada pacificadora del diálogo. Cree que cuando hay dos o más personas la palabra se transforma en acción. El maestro dice que “El concepto de acción comunicativa se refiere a la interacción de a lo menos dos sujetos capaces de lenguaje y de acción (ya sea con medios verbales o con medios extraverbales) que entablan una relación interpersonal. Los actores buscan entenderse sobre una situación de acción para poder así coordinar de común acuerdo sus planes de acción y con ellos sus acciones”.

Somos capaces de expresarnos y de movilizar nuestra voluntad hacia la consecución de hechos motivantes. Solos es complejo lograrlo, divididos también. Al vincularnos nos permitimos crecer juntos, es una elección a nuestro alcance. El nexo que construimos depende de cómo entablamos la búsqueda para entendernos. Ante cada acontecimiento las pruebas de tolerancia y comprensión se hacen visibles. Son múltiples las causas que nos ligan cotidianamente. Todo está correlacionado entre nosotros. La sociedad está constituida por cada uno de sus habitantes. Nos acerca el sentido de que somos corresponsables de todo lo que sucede socialmente, desde algún lugar y de alguna manera debemos participar y también responder ante los demás.

Para el filósofo y sociólogo alemán la interpretación ocupa un lugar central para lo que él considera la negociación de definiciones de la situación susceptibles de consenso. Pregona el encuentro de las causas que pueden unirnos. Tenemos muchas razones para estarlo, hay generaciones de hijos y nietos que nos lo agradecerán.

El significado de lo que queremos debemos compartirlo, transmitirlo vivencialmente estimula a valorarlo. Al hacer lo que pregonamos nos identificamos con la acción realizada. Y si estamos haciendo para bien, surgirán las voluntades dispuestas a darle apoyo a lo creado. El común acuerdo necesita de criterios responsables. Y la fuerza del ejemplo simplifica cualquier intento de complejidad.

El profesor Jürgen cree que la acción comunicativa forma parte del procedimiento orientado al consenso y rescata el ímpetu del mejor argumento para poder lograrlo. Invita a superar los espacios de conflicto generando consenso y evoca para ello lo que denomina el mundo de la vida, que es el formado por las redes de acciones comunicativas, y en ellas el rol de los ciudadanos tiene su trascendencia. La identidad ciudadana es creadora de las redes de vínculos que activan la interacción diaria.

Habermas habla de: “Una argumentación, que contiene razones y que su fuerza se mide en un contexto por la pertinencia de las razones que se pone de manifiesto, entre otras cosas, en si la argumentación es capaz de convencer a los participantes en un discurso”. El consenso es posible cuando las pretensiones están amparadas por criterios sólidos. Su aceptación es viable cuando los actores sociales están motivados a lograr el bienestar colectivo que manifiestan que quieren alcanzar.

Hay un mundo de razones que nos pueden unir como sociedad. Los argumentos pueden ser motivos de interacción constante entre aquellos que sienten la necesidad de colaborar en sus entornos. Del diálogo nacerá el consenso para elaborar la planificación del hacer y sobre todo de cómo hacerlo.

diciembre 16, 2020 en La mirada de un lider
Voluntad de líderes 0

Voluntad de líderes

Es viable una sociedad dispuesta a encontrar soluciones ante los desafíos que se presenten en el futuro. Eso podrá suceder si en el presente se construye una voluntad manifiesta para solucionar los temas que hoy se muestran como problemas. El hombre está llamado a responder ante las situaciones que vive en su vida cotidiana y la sociedad como tal, también. Si hay conflictos hay motivos para interceder y para que los mismos dejen de serlo. El conflicto se puede transformar en una gran oportunidad para cambiar lo que se necesita modificar. Las soluciones siempre son posibles, lo que se requiere para que existan es la presencia de mujeres y hombres dispuestos a crearlas.

Crear soluciones. Mirar el presente como el tiempo extraordinario para dejar algo valioso en este mundo. Se necesita una concepción positiva de la vida para sentarse a pensar qué se puede hacer ante una cuestión que se muestra como dificultosa o trabada o inquietante o de grave envergadura. Lo valioso está en nuestras manos. ¿Quiero hacer o no hacer, o deshacer? La raíz indica el qué se quiere hacer. Los líderes piensan y viven el hacer. Hacer ayuda a crear. Creo un espacio para pensar. Creo un espacio para dialogar. Creo un espacio para traducir ese diálogo en hechos específicos. Creo un tiempo para analizar las situaciones que parecen problemas. Quizás lo que hoy se ve como problema mañana, después de la activación de pensamientos constructivos, pasa a ser un brillante eslabón de crecimiento.

Crear relaciones focalizadas en crecer. Si hay circunstancias que no están ayudando a avanzar hay que asumirlas y hay que transformarlas para que ayuden a crecer. Los otros son el pilar de toda acción en la vida de quienes lideran. Si los vínculos tienen como bandera el bienestar de todos es posible superar aquellos impedimentos que pueden manifestarse. Nos reunimos y hacemos. Nos relacionamos para encontrar una solución. La solución es posible y vamos a ver los resultados de nuestro encuentro. Creamos encuentros constructivos. Encuentros al inicio y encuentros al final. Seguimos todo el proceso. Nos reunimos para fijar qué hace cada uno y después nos reunimos para ver cómo va el desarrollo de lo que requería una solución, para finalmente reunirnos al cierre de lo hecho. Cada acción de equipo puede pasar por estas simples etapas, unas llevan más tiempo y otras menos, unas requieren de varios pasos y otras de escasos pasos, pero todas están enlazadas en esta matriz. Simple. Quien quiere solucionar, soluciona.

Crear respuestas acorde a los tiempos y a las necesidades. No puede haber impedimentos sociales, financieros, económicos, políticos, culturales, de la índole que cada grupo pueda establecer para negar la posibilidad de hacer. De mejorar. Si quienes están unidos quieren desarrollar al equipo, a la organización, al barrio, a la ciudad, al país, lo pueden hacer. Siempre existe una solución. Se necesita voluntad para crearla. Perseverancia para desarrollarla y para finalizarla.

Crear para resolver dudas que están obstaculizando el desarrollo. Crear para proveer lo que hace falta a los sectores que lo requieren.  Para crear hay que asumir lo que no se ha hecho o lo que se ha dejado de hacer. Al asumir las responsabilidades puede haber cambios que favorezcan a la creación de soluciones.

Cuestiones no resueltas dificultan cualquier avance. ¿Qué impide no resolver lo que traba una cuestión determinada?, ¿quiénes están implicados?, ¿qué dicen y qué hacen?, ¿cómo se esmeran en modificar lo que sucede?

Crear soluciones en equipo. Visiones inteligentes para generar aportes que logren el bienestar de los que están inmersos en la situación. Inteligencias al servicio de soluciones. Inteligencias motivadas por el bienestar social. Inteligencias creativas para vivir en equipo. Inteligencias que fomentan y realizan acciones que inspiran a otros.

Solucionar está unido a componer, a remediar, a satisfacer, a enderezar, a concluir. Crear soluciones y no problemas permitirá que la sociedad evolucione, la misma espera de sus habitantes que pongan toda su voluntad para lograrlo.

 

septiembre 18, 2020 en La mirada de un lider
Liderazgo sublime y bello 0

Liderazgo sublime y bello

Immanuel Kant (1724 – 1804) fue un filósofo prusiano de la Ilustración. “Observaciones sobre el sentimiento de lo bello y lo sublime” es el título de la obra que publicó  en  1764, el mismo es un ensayo en donde puede encontrarse el origen de la denominada estética kantiana.

Kant con un estilo sencillo y de manera magistral escribe ese libro. Profundo, dinámico, abierto a la vida, así se muestra el gran maestro. Es sobre el ser humano y su vínculo con lo externo, con lo cotidiano, con los valores, lo que caracteriza el escrito histórico.

Kant hoy hace docencia a través de sus palabras. Kant puede acompañar a quienes lideran. Es recomendable leer a Kant, el liderazgo puede nutrirse de sus lecciones. Es que la comprensión de uno mismo y del otro, con una mirada integral, es una condición básica para entablar vínculos creadores de armonía y respeto.

Su capacidad de contemplar el mundo de las relaciones la pudo traducir en palabras. Así escribió: “Las diferentes sensaciones de contento o disgusto descansan, no tanto sobre la condición de las cosas externas que las suscitan, como sobre la sensibilidad peculiar de cada hombre para ser grata o ingratamente impresionado por ellas”. Todo pasa por la óptica interior, la mirada determina el rumbo. El hecho de convivir con lo valioso que rodea a cada ser humano se transforma en una elección personal, que repercute colectivamente. La conquista de sensaciones positivas es un hábito de quienes aprenden a ser líderes. Hay que impresionarse de lo bueno que posee cada persona. Las sensaciones de contento superan ampliamente cualquier motivo que pueda interferirlas. Cuando hay disposición hacia lo fructífero la voluntad se multiplica. Un interior contento puede ver lo que otros no quieren ver.

Abundante es el contenido expresado por el gran filósofo. “La noche es sublime, el día es bello. Lo sublime conmueve; lo bello encanta”, sentenció. Todo tiempo es maravilloso, útil para cada ser. Está siempre esperando ser bien utilizado; comprender que cada momento puede ser sublime, que puede ser bello, es una manifestación de la libertad del ser humano. Cuando se lidera es habitual conocer lo sublime y lo bello. En cada esfera social hay razones para invocarlos, para sentirlos, para compartirlos. Lo sublime y lo bello, siempre están.

Kant dijo “La inteligencia es sublime; el ingenio, bello; la audacia es grande y sublime; la astucia es pequeña, pero bella”.  ¡Que lleguen estas palabras a quienes se sienten líderes! Todo hace al ser. Inteligencia, ingenio, audacia, astucia, todo puede ser utilizado para honrar la vida. En cada mujer y en cada hombre, radica lo sublime y lo bello. En cada sociedad vive lo sublime y lo bello. La sensibilidad para descubrirlos ayuda a disfrutarlos. El liderazgo está unido a lo sublime y a lo bello.

“La veracidad y la rectitud son sencillas y nobles. La amabilidad es la belleza de la virtud. La solicitud desinteresada es noble. La cortesía y la finura son bellas. Las cualidades sublimes infunden respeto; las bellas, amor”, palabras de Kant, cargadas de vivencia. Representan su experiencia, trasladada a lo sublime y bello del contenido transmitido. La vigencia de Kant fortalece la literatura existente acerca del liderazgo. Su criterio invita a la reflexión y moviliza a la creación. Sus observaciones son sublimes y bellas.

junio 01, 2020 en La mirada de un lider
Un eslabón determinante 0

Un eslabón determinante

Siempre existen oportunidades para honrar la vida. La apreciación de lo finito embellece ese caudaloso e incesante proceso de ocasiones para valorar la existencia. Son los tiempos del dolor aquellos que enseñan lo impensado, lo inimaginable hasta su llegada. Es desde ese sentir que el ser se detiene, reflexiona, sufre, cuestiona, manifiesta su pesar, duda, acepta, asume y se transforma.

Arthur Schopenhauer (1788-1860) filósofo alemán, escribe en el capítulo cuarto, del libro “El mundo como voluntad y representación”: “Cuando llegamos a conocer de una vez para siempre no sólo nuestras buenas cualidades y nuestras fuerzas, sino también nuestras faltas y debilidades, y podemos señalar el objetivo de nuestra vida de acuerdo con ellas, resignándonos ante lo inalcanzable, nos libramos con la mayor seguridad, hasta donde nuestra individualidad nos lo permite, del más amargo de todos los sufrimientos: la insatisfacción con nosotros mismos, consecuencia inevitable del desconocimiento de nuestra propia individualidad, de la falsa opinión sobre nosotros mismos y de la presunción que de ella nace”.

Continuamente fluyen las posibilidades de crecer. Sus manifestaciones, a veces, en un principio, no se exponen claramente; en otras ocasiones, son distinguibles desde un primer momento, como también hay instancias en donde impactan inesperadamente, durante la sucesión de experiencias que se transitan. Hay, entre el dolor y el crecimiento, un contexto interno que vivir. Es este el que genera desafíos constantes, es allí donde se expresa el conjunto de emociones que repercute en el día a día. Una a una hacen lo suyo, generando sentimientos y estados emotivos que libran sus propias lecciones.

En las adversidades, son las cualidades las que se disponen a actuar. Conocerlas requiere decisión, atención y compromiso. En esas etapas no deseadas hay espacio para conocerse, para responderse muchas preguntas, para indagarse sin pesar, para comprenderse frágil y débil, para animarse a parar, para respetar lo que se vive, para simplemente respirar. Para tomar dimensión de lo que pasa, para valorar que se está vivo, para respetar la pérdida de una vida, para comprender que ante la muerte hay una identidad, un mundo de afectos, un ser querido por otros y que esos otros puede ser uno.

El objetivo de cuidarse a uno mismo es un eslabón determinante para afrontar la pandemia que acecha sin cesar. No hay que resignarse ante el dolor, hay que aceptarlo y abordarlo como una enseñanza de vida que fortalece, que alienta a dar un testimonio de solidaridad y responsabilidad ante la comunidad en donde se habita.

abril 29, 2020 en La mirada de un lider

Últimas Publicaciones

Entrega de uniformes a cadetes de 2do año

Entrega de uniformes a cadetes de 2do año

noviembre 28, 2022   0

Salida al terreno del Cuerpo de Cadetes

Salida al terreno del Cuerpo de Cadetes

noviembre 14, 2022   0

Información de Contacto

Liceo Militar General Espejo
Av. Boulogne Sur Mer 2136 Ciudad de Mendoza (C.P.:5500)
Teléfonos: (0261) 425-0075 (Dirección)
(0261) 425-8998 (Tesorería/Finanzas)
Ingrese al formulario de contacto